Bienvenido a re-orientation! Esperamos que encuentres lo que buscas

Seremos como el Ché

Hubo un tiempo en que mis reyes magos se llamaron "Básico, No Básico y Dirigido".

Tiempos de orgullo, orgullo de izar la bandera, orgullo de llevar el distintivo "Ya sé leer". Orgullo de gritar a toda voz en el matutino “Seremos como el Che”.

Ahora sé que nunca llegaré a ser como él, todos los de entonces (sin excepción) terminamos siendo nosotros mismos.

Pero entonces, entonces hubiera dado lo que fuera por estar a la altura de sus zapatos. Y es que había zapatos famosos, estaban los zapatos de Nemesia, los zapaticos de rosa, los popys y las botas rusas… ¿Para mí? para mí eran más tiempos de botas ortopédicas. Además de gafas de pasta, pantalones campana y raya al lado “estilo Matojo”… todo coincidiendo a la vez por gracia de mis padres (en ese niño agraciado que era yo). Vamos, que solo me faltaba un bigote y una corbata para terminar siendo “arrebatador”.

Como todos los de mi generación pertenecí a un "Círculo de interés", en el reparto los que tuvieron más suerte fueron al de bomberos o tanquistas, a otros como yo nos tocó "Restauración", y otros mas desgraciadillos se quedaron en "Semilla" (si si, como suena, estudiando al chícharo dicotiledóneo.. solo hasta que se volviera matita, momento en el que había que transferirlo al correspondiente círculo de interés)

Pero eso no fué todo, también colaboré con importantes organizaciones y causas populares: la patrulla clic, recogidas periódicas de materia primas y trabajos socialmente útiles, entre otras.

A esa edad no se tienen sueños complicados, entonces soñaba con ser científico o piloto: para construir un super-robot armado hasta los dientes o pilotar la nave que posteriormente se transformaría en el super-robot , igualmente armado hasta los dientes.

Entonces era suficientemente joven para tener sueños y espectativas.
Eran días simples: mañanas de pupitre y olor a tiza, tardes de judo, noches de nocturno y por supuesto, alegrías de sobremesa.

Terminos Cuba: